Padre Ugo de Censi

pUgo de Censi nace el 26 de enero de 1924 en Polaggia, Italia, pequeño pueblo de la provincia de Sondrio. Procedente de una familia humilde y sencilla, es educado junto a sus cinco hermanos en el amor a Dios y al prójimo, tanto es así que, siendo aún muy jóvenes, él y su hermano Ferruccio deciden ingresar al seminario.

En 1940, a los dieciséis años, muere su madre Ursula. En 1949, la tuberculosis ósea afectaría su vida para siempre, obligándolo a transcurrir un largo periodo en el hospital de Santa Corona, cerca de Génova. Tres años más tarde, el ocho de marzo de 1952, es ordenado sacerdote salesiano y su vida se convierte en un largo peregrinaje de prédica del evangelio, de caridad y de amor al prójimo. El Padre Ugo es fiel devoto de San Juan Bosco, fundador de la Congregación Salesiana y tiene, al igual que él, un gran amor por las actividades con los jóvenes.

En 1955, empieza a trabajar con los muchachos del Centro de Arese; hogar de jóvenes difíciles, sin familia y con problemas de conducta. Es una etapa importante en su vida: El estar con estos chicos templa su carácter. En 1960, es nombrado asistente espiritual de los oratorios de Lombardía y de Emilia y, convencido que no puede trabajar con los muchachos en un lugar cerrado como una oficina, convoca en las vacaciones a los catequistas a escalar las montañas en “Val Formazza” para hacerlos estudiar y prepararlos en una visión y un camino que entenderían mucho después.

En 1966, después de diez años de permanencia misionera en Brasil regresa a Italia el Padre Pietro Melesi y le comenta las dificultades que encuentra en su trabajo a favor de los pobres en Mato Grosso. El Padre Ugo lanza entonces a sus muchachos esta propuesta:

¿”Porqué no vamos a ayudarlo?” Era el ocho de julio de 1967 cuando el primer grupo de jóvenes misioneros parte hacia el Brasil.

El Padre Ugo no pudo acompañarlos debido a la TBC ósea, y mientras es internado en el hospital de Santa Corona, sus jóvenes parten a esta primera Misión. Desde su cama de hospital, sigue paso a paso el trabajo.

Les escribe, les aconseja, les guía; así nace la “OPERACIÓN MATO GROSSO”.